JUAN CRUZ Y SU CESSNA 630

La “chinita” no pagó

Con Juan Cruz, el piloto encargado de llevarnos a Canáima, nos encontramos en el vestíbulo del pequeño aeropuerto de Ciudad Bolívar. La Cessna con la que volaremos es una 630 con capacidad para seis pasajeros más el piloto.

El pasaje lo formamos; una pareja de canadienses, una “chinita” (como dice Cruz) -pero que en realidad es japonesa- y nosotros dos.

Yo ocupo el asiento del copilo, lugar preferido por mí, cada vez que he volado en una de estos pequeños artefactos.

Cruz es venezolano, a pesar de no parecerlo. Es un “hombre blanco” -como nos llaman por aquí a los que tenemos la piel mas blanca que el común de los venezolanos- de unos 35 años y mediana estatura.

SAlto Angel 005 (FILEminimizer)
Aeropuerto de Ciudad Bolívar

Cuando ya estamos con el motor en marcha, a punto de despegar, se acerca a su ventanilla la señora Moraima, representante de la compañía que organiza el vuelo, y le dice: “Juan, vas a tener que volar sobre Salto Angel, ya que la pareja canadiense lo tiene incluido en su paquete y, es más rentable volar directamente sobre él que no dejarlos a ellos -referiéndose a la japonesa y nosotros- en Canaima  para despegar de nuevo y sobrevolar la cascada.”

Continúa leyendo JUAN CRUZ Y SU CESSNA 630